Sunday, November 26, 2006

TRANSFORMACION DE CONFLICTOS

TRANSFORMACIÓN DE CONFLICTOS

La experiencia humana y la investigación científica ofrecen conceptos y metodologías para analizar, diagnosticar y resolver conflictos. A esta novedosa rama interdisciplinaria de las ciencias sociales se le denomina “transformación de conflictos”.
Esta disciplina versa sobre la paz como valor social constructivo. Sostiene con convicción que la paz es mejor para todos. La investigación se dedica entonces a descubrir o diseñar nuevas metodologías que puedan asistir en procesos de transformación de conflictos.
Hay cinco conceptos fundamentales para la búsqueda de la paz. Primero, la no violencia. Violencia es la alteración de la armonía física, mental, emocional y espiritual de seres humanos y demás seres vivos. La armonía debe prevalecer para vivir en paz.
Segundo, la empatía. Nos referimos a esto con la expresión “ponerse en los zapatos del otro.” Se trata de imaginarse por unos instantes cómo nos sentiríamos y cómo nos comportaríamos si fuéramos otra persona, especialmente nuestra contraparte en un conflicto.
Tercero, la creatividad. Cuando nos encontramos en una situación de conflicto, tendemos a buscar un máximo de dos soluciones. En algunas ocasiones ni siquiera podemos imaginar una segunda opción de solución. La creatividad lo que busca es la generación abierta de estas opciones. En ese ejercicio podrían surgir opciones que satisfagan más plenamente las necesidades de las partes. Incluso podrían combinarse algunas opciones dadas para crear otras nuevas.
Cuarto, comunicación efectiva. Se habla mucho de diálogo, y lo que significa este término es “a través de la palabra.” Es una iniciativa de paz, porque propone hablar en vez de guerrear. Es un buen comienzo. A esta regla hay que agregarle la escucha activa, que es el aprestamiento para facilitar el proceso de conversación entre las partes. Esto quiere decir que cada parte del conflicto tiene la responsabilidad de hacer silencio y el poder absoluto para tomar la iniciativa de escuchar y formular preguntas que ayuden al otro a expresarse con más claridad.
También requiere la destreza de la asertividad, que significa transmitir un mensaje lo más claramente posible haciendo el menor esfuerzo. Se trata de ser breves resolviendo conflictos, para disponer en el futuro de más tiempo para disfrutar el presente.
Quinto, humildad. No andarse por las ramas, sino poner los pies en la tierra (humildad: humus: tierra) y reconocer lo que no hemos hecho bien, pedir perdón, y pedir otra oportunidad para intentarlo de nuevo. También, recordar que todos tenemos en todo momento el poder para tomar la iniciativa de ofrecer una mano, de bajar la cabeza, de hacer mea culpa, de disculparse y de ser transparente. Sólo así se genera confianza cuando se ha perdido.
En una situación de conflicto el paso del tiempo implica que cada día que pasa ambas partes pierden un poco más, no sólo de lo que ya tienen, sino también considerando la abundancia que podrían generar y que están dejando de ganar, si estuvieran en una relación sinérgica.
Afortunadamente, siempre hay tiempo, porque en cualquier momento, cualquiera de las partes puede proponer una iniciativa de paz que ayude a que se rompa la nociva espiral de la violencia y se inicie el desarrollo sostenible de la paz. Lo antes, mejor.
AACM.

1 comment:

Checho said...

Álvaro, felicitaciones primero por este artículo publicado en La Nación. Claro, conciso y valioso. Segundo, excelente el blog. Lo voy a recomendar a todos los aplicantes de este año en la charla de resolución de conflictos. Saludos, Sergio.